Sin estrategia, SEP abandona a jóvenes padre de familia del CAM plantel LZC

0

*Personal de la Supervisión Escolar 04 de educación especial no dan la cara.

POR Baltazar SÁNCHEZ HUERTA

LÁZARO CÁRDENAS, MICH.- Desde el pasado 16 de marzo, la Secretaría de Educación Pública de educación especial Media Superior emitió un comunicado, el único a la fecha, para informar que las y los asesores de estos centros se mantendrían en comunicación con sus estudiantes mediante correo electrónico para aclarar dudas puntuales y para ofrecer materiales de apoyo al aprendizaje. La SEP-SEE apostó nuevamente por su modelo de Prepa Abierta y su Entorno Virtual que, como sabemos, no fue concebido ni diseñado para el uso de la diversidad de alumnos que hay en CAM.

Alejandra, madre y padre de familia de un adolescente con trastorno del espectro autista que acude a un CAM, comenta: “nos quedamos esperando que la SEP ofreciera un plan alterno para nuestros hijos, pero nuevamente se olvidó que existen”. Ahora, ella se enfrenta a una difícil situación económica derivada de las medidas de sana distancia impuestas por la Secretaría de Salud para evitar la propagación del contagio. “Si no vendo, no como. Llevo varias semanas sin salir a vender.  En algo ayudan los apoyos que el gobierno le da a mi hijo, pero el dinero se acaba pronto, los gastos son muchos. Y ahora, me dicen otras madres que los maestros ya mandaron tarea por WhatsApp y que, por plataformas, que no sé ni qué es eso. Yo, aunque quisiera enseñarle no sé cómo manejar el internet, sus primos son los que saben, pero no los dejan venir a la casa por la cuarentena”.

Para los estudiantes con discapacidad los modelos de aprendizaje en línea generalmente requieren de la participación de un adulto que pueda servir como orientador. Sin embargo, en muchas ocasiones el padre, madre u otro miembro de la familia que puede desempeñar ese papel de guía carece de los conocimientos tecnológicos para brindar ciertos apoyos, eso en caso de que cuente con Internet, teléfonos móviles y otros dispositivos, muy difícil en un país de enormes desigualdades económicas como México.

Es evidente que la falta de comunicación, el aislamiento social y la difícil situación económica afectan el bienestar de los grupos más vulnerables, pero esa es la lógica de la SEP, los que cuentan con mayores recursos tecnológicos y económicos son los que tendrán derecho a seguir educándose a distancia. Los demás, son dejados a su suerte.

“Estoy tranquila de que mi hermana esté en casa y no en la escuela, hago lo posible para que no se sienta tan sola”, dice Kelly, hermana de Karen, quien tiene discapacidad intelectual. “Me preocupa que ella siga las indicaciones correctas ahora que ha anunciado que no regresaremos a clases. Me pregunto si mi hermana seguirá las normas de higiene. ¿Se mantendrá alejada de las personas que tosen? ¿Sabrá lo que es guardar la sana distancia fuera del entorno familiar? ¿Tendré que seguir esperando que su vida sea considerada por las autoridades educativas y de salud tan valiosa como la mía, que no tengo ninguna discapacidad?”.

La pandemia nos ha obligado a parar y extrañar lo que antes era común. Si el distanciamiento social afecta la salud mental de cualquiera, mucho más la de un universo tan vulnerable como el de los estudiantes con discapacidad. Tan cerca de la soledad y tan lejos de la inclusión, donde el personal de la Inspección Escolar 04 de Educación Especial no han vuelto a dar la cara para dar alguna orientación e información sobre que pasas guiarnos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Don`t copy text!