De “arrimados” o rentando viven familias tras derrame de amoniaco; aún no pueden volver a casa

Morelia, Michoacán. Los habitantes de las comunidades que fueron desalojadas tras el derrame de 40 mil litros de amoniaco en la Autopista Siglo XXI no han podido regresar del todo a sus hogares debido a la contaminación generada por el químico, a 10 días de que ocurrió la volcadura en los límites de Michoacán y Guerrero.

 

Los afectados tampoco han entablado ningún acuerdo con Quálitas, aseguradora encargada de cubrir los daños por el siniestro que cobró la vida de 7 personas, entre ellas un bebé y una estudiante de enfermería de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH).

 

Delfino Solano Bustos, uno de los afectados, reveló al medio Sur Acapulco que hasta el sábado, la empresa aseguradora no había respondido a la petición de indemnización tanto para los deudos de las dos personas fallecidas de ese municipio, así como tampoco sobre la afectación que tuvieron las familias principalmente de las comunidades El Pinzán y La Compuerta, que fueron evacuadas tras la fuga de amoniaco.

 

“No nos permiten regresar a nuestras casas porque la contaminación todavía sigue; algunos estamos arrimados con nuestras familias en otras comunidades y otros se fueron a Lázaro Cárdenas a rentar”, dijo Delfino al portal guerrerense.

 

El 11 de diciembre, cinco días después del accidente, diversas dependencias del gobierno de Michoacán se reunieron en una mesa de trabajo para dar seguimiento a las acciones y apoyos con las víctimas y afectados por el accidente de la pipa.

 

En el informe expuesto, el gobierno del estado a través de la Secretaría de Salud se ofreció trasladar, recibir y atender en los distintos hospitales de Michoacán a los lesionados que así lo desearan, debido a que la aseguradora no había pagado los gastos de los nosocomios privados a los que fueron canalizadas las víctimas, según expusieron familiares de los afectados.