Cuidado con los rumores

Por: Carlos Casillas

Lázaro Cárdenas, Mich.,  abril 26 de 2020.-  Es común en las redes sociales que personas, algún sin escrúpulos y otras sin el más mínimo sentido de lo que sus publicaciones puedan provocar, piden, envíen  “denuncias”  sobre supuestos hechos, mas ahora con la pandemia de covid 19, en las que señalan  que “amigos, familiares, vecinos o simplemente conocidos dicen sobre supuestos enfermos o tratos en las instituciones médicas del puerto. Lo lamentable es que, sin el más mínimo rigor de la página por autenticar la veracidad de la información que reciben, las “fan pages”, o supuestos medios informativos, contribuyen a propalar entre sus seguidores, la información distorsionada que busca autenticarse y no hace sino desvirtuar la realidad de las cosas, abonado con ello a la desinformación. Desde el momento en que busca utilizar cuentas ajenas que propalen “su información, dicha por el amigo del amigo que tiene un primo al que le contó el vecino” sobre tal o cual cuestión, vale la pena escudriñar el origen de la información y cuestionarse “porque no usa su propio perfil para propala información, aun cuando podría ser un perfil  falso También es primordial la comprobación del historial del autor y su ubicación, la frecuencia de publicación, si publica siempre en la misma zona geográfica, si facilita material propio o habitualmente solo comparte trabajos de otras personas o si previamente ha mostrado contenido fiable o que resulte consistente con el material que estamos investigando. En redes sociales, se ha dicho, es fácil “tirar la piedra y esconder la mano. Es ahí donde actúan aquellos “cobardes” que incitan a la violencia y a generar un clima de odio; son los que desde el anonimato piden que “los linchen”, cuando se trata de violadores, “quémenlos, dicen, cuándos de trata de quienes cometieron un secuestro, son los que piden que “los agarren y se “los dejen solitos” 5 minutos para que vean”, cuando es una agresión a una muer o un menor. Son quienes buscan que sean otros los que quemen, los que linchen, a los que agredan, solo porque ellos se los exigen en redes, sin buscar ser parte de la solución. Por ello, se debe tener cuidado que información de comparte y más  sino se tienen conocimiento del origen y menos de la intención