Conductores que son más propensos a tener problemas de circulación

El movimiento limitado del cuerpo, por la razón que sea, coadyuva a que la circulación de la sangre sea más lenta. Esto, a su vez, representa uno de los principales factores de riesgo para sufrir una trombosis venosa profunda, la cual puede provocar otras enfermedades, discapacidad o, incluso, la muerte.

Por ende, el estar sentado tanto tiempo, como es el caso de taxistas, choferes o transportistas, eleva el riesgo de presentar “un coágulo de sangre en una vena profunda. Por lo general, se forman en la parte inferior de las piernas, los muslos o la pelvis, pero también pueden aparecer en el brazo”, explican los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

El organismo, con sede en Atlanta, Estados Unidos, indica que esta situación tiende a ocurrir, sobre todo, cuando se realiza un viaje de más de cuatro horas consecutivas. No obstante, existen otros factores que hacen que una persona sea más propensa a sufrir este problema vascular.

Tener diagnóstico de venas varicosas, estar embarazada o haber dado a luz recientemente, ingerir anticonceptivos o recibir terapia de reemplazo hormonal, contar con antecedentes familiares, ser mayor de 60 años, padecer sobrepeso u obesidad, fumar y/o ser paciente con cáncer son aspectos que favorecen la aparición de coágulos, apunta la Clínica Mayo.