Alcaldesa da “por muerto” contrato para mejorar recaudación predial

Lázaro Cárdenas, Mich., junio 8 de 2020.- No obstante insistir en que el contrato firmado con la empresa Tax Company, mediante el cual se abría de incrementar la recaudación por el impuesto predial, vía modernización y actualización del padrón de contribuyentes, cumple todas las reglas y está dentro de la legalidad, la alcaldesa María Itzé Camacho Zapiaín reconoció este lunes que ese o instrumento “prácticamente está muerto y que la empresa ya se fue”.
Aun cuando insistió en que la información necearía en torno a ese contrato firmado en septiembre del año pasado, fuera obtenida del tesorero municipal, Camacho Zapiaín, quien acababa de terminar una conferencia de prensa, dijo que éste no resulta “el momento para cobrar impuestos, y tras confirmar que la empresa ha dejado la plaza, dijo que será luego que se vea en que condiciones queda el contrato firmado y que de entrada requirió de una aportación de cinco millones de pesos.
Aseguró que Tax Company entregó la capacitación y el trabajo fotogramétrico que se realizó, pero que el rompimiento no tuvo nada que ver con la presión social, sino con la presión del Covid-19, tema al que está enfocada en este momento.
Agregó que ninguna de las empresas locales con las que se iniciaron las negociaciones tras haberse actualizado, en base a los instrumentos de medición de la empresa, su obligación contributiva, ha pagado lo que le corresponde
Aun cuando aseguró que el tema lo está atendiendo la contraloría municipal, no descartó que se vayan a generar penalizaciones que deberán ser atendidas por esa área, pero insistió, con un dejo de cansancio sobre el tema, que el tema de la actualización y modernización catastral ,” no desbordó a la administración, ni frenó el proyecto por la presión social y mediática que se ejerció sobre el mismo, sino la pandemia Covid, además de que en estos no son los momentos para publicitar el pago del impuesto predial, además de que nadie quiere pagar.
Camacho Zapiaín dijo que, incluso, el personal que la empresa había traído a hacerse cargo de la oficina de Impuesto a la propiedad Inmobiliaria, “ya no está”, pero entregaron los programas, la capacitación y el material elaborado, por lo que, seguramente y en base a lo que determine la contraloría, se pagará el trabajo que realziaron