Por COVID-19, liberación de tortugas será diferente en Lázaro Cárdenas

Lázaro Cárdenas, Michoacán.- A causa de la pandemia del COVID-19, los campamentos tortugueros modificarán sus actividades relacionadas al resguardo y liberación de quelonios, luego de que este fin de semana iniciará la temporada 2020-2021.

 

Ejemplo de ello ocurre en el Campamento Tortuguero de El Habillal, a cargo de Alonso Ramírez Galeana, donde la contingencia sanitaria genera claroscuros. Por una parte, con las playas cerradas, se facilita el resguardo de los nidos, reduciendo sus robos por los saqueadores.

 

Sin embargo, por el otro lado, por el cierre de las mismas y las restricciones a los eventos masivos, sus fuentes de ingreso por medio de la visitas guiadas y programación de liberaciones, resultan considerablemente afectadas.

 

En entrevista telefónica, Ramírez Galeana agregó que además, por diversos sectores de la población, recibían apoyos en especie y donativos, dado que por parte de las autoridades no reciben gratificación alguna, aunque recordó que en la temporada pasada, por la Secretaría de Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Territorial (SEMACCDET) les entregaron cuatrimotos.

 

A causa también de la pandemia, comentó que los permisos para la operación de los campamentos, gestionados por la Comisión de Pesca de Michoacán y la propia SEMACCDET, sufrieron un retraso. No obstante, aseguró que ya se encuentran en tramitación, pero advirtió que no aprobarse, seguirían al cuidado de los quelonios.

 

“No se pueden descuidar las tortugas”, enfatizó.

 

Ramírez Galeana, en cuyo Campamento Tortuguero laboran de 15 a 20 personas, de las que ocho son jóvenes becados por el programa federal “Jóvenes Construyendo el Futuro”, dijo por último que esperan reunirse próximamente con Compesca, a fin de definir los lineamientos en materia de sanidad por la enfermedad del COVID-19.