Los ‘ecoinfluencers’ llenan las redes sociales con la COP27

Sharm el Sheij (Egipto). Numerosos ‘influencers’ especializados en ecología y clima se han dado cita en la ciudad egipcia de Sharm el Sheij para asistir a la cumbre climática COP27, participar en los diferentes debates, conocer las negociaciones de los grandes líderes políticos pero, sobre todo, para transmitir todo lo que se cuece a sus miles de seguidores en redes sociales.

Christopher Brosse es un joven costarricense con una legión de ‘followers’: más de 110.200 usuarios le siguen en TikTok y otros 23.300 lo hacen a través de Instagram, las dos principales plataformas que utiliza para compartir contenido sobre economía circular y todo lo relacionado con la ecoansiedad.

Su interés por la naturaleza comenzó desde “muy joven”, pero no fue hasta que estalló la pandemia de coronavirus que optó por descargarse TikTok y comenzar a crear y compartir contenido sobre ello para llegar a cuantos más mejor y aportar su granito de arena como divulgador, a pesar de que se considera “más bien introvertido”, pero “con mucho que decir”.

“Tengo una comunidad, sobre todo en Instagram, muy linda y respetuosa. Saben que me esfuerzo mucho en darles un contenido de valor y hay confianza en la relación. Me siento muy orgulloso porque no me siguen por mi estilo de vida, sino por el conocimiento que co-construimos”, dijo en una entrevista a EFE.

Muchas de sus publicaciones tratan sobre economía circular, la creación de modelos de negocios y emprendimientos en esa línea y el futuro de algunos materiales, aunque su tema favorito es la ecoansiedad: “Es un miedo muy fuerte ante la crisis climática; hay jóvenes que no quieren vivir y han perdido sus motivaciones porque no le encuentran sentido a estar vivos en un planeta que va tan mal”, afirmó.

Brosse se encarga de “hacerles ver que también hay miles de cosas buenas pasando”, sin caer en el ecoamarillismo del tipo “el mundo se acabará en cinco años” y aplicando el método DAR (Dato, Acción, Reflexión).

Fuente: La Voz de Michoacán