Las consecuencias del portazo para Samuel García en Nuevo León, podría perder candidatura

Monterrey, Nuevo León. El portazo que se realizó en medio de la sesión del Congreso Local en Nuevo León para suspender la designación del gobernador interino tuvo consecuencias para la precandidatura de Samuel García a la presidencia de México.

Ante esta situación, el representante del Partido de la Revolución Democrática (PRD) ante el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE), Ángel Ávila, solicitó de manera formal la cancelación del registro del precandidato por presuntas violaciones a la Constitución. “No puede desempeñar el cargo de Gobernador, y al mismo tiempo ser precandidato”, señaló.

El vicefiscal, Enrique Orozco, fue escogido como gobernador una vez que las fracciones del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y del Partido de Acción Nacional (PAN) votaron por designarlo. Esta decisión fue calificada por Samuel García, gobernador con licencia, como “ilegal”.

Así mismo, el mandatario acusó al PRI y al PAN por haber encabezado los intentos de frenar la sesión, quienes a su vez indican que eran miembros del partido de Movimiento Ciudadano.

“Al más puro estilo de la vieja política, ayer elementos de la Fiscalía PRIANista en Nuevo León irrumpieron en el pleno del Congreso, armados, intimidando y agrediendo a los Diputados. Así nombraron ilegalmente como gobernador interino al vicefiscal” expresó a través de sus redes sociales.

Tras haber solicitado una licencia temporal de seis meses para no desempeñar su puesto mientras se postula a la Presidencia de la República en el 2024, el mandatario había informado que en su ausencia quedaría como encargado del despacho Javier Navarro, el secretario de gobierno de su administración.

En el informe presentado a través de la Consejería Jurídica Estatal pretendía delegar su puesto a Javier Navarro. Samuel García aclaró que esa decisión tenía el objetivo de mantener una misma línea con su gobierno: “Esto con el objetivo de darle continuidad a un ejercicio democrático ya avalado por la ciudadanía, lo anterior asegurar que la gobernanza y las funciones esenciales sigan realizándose antes, durante y después de la licencia”.

El mandatario citó al artículo 121 para argumentar esta designación de gobernador, pero esta solamente aplica en ausencias de menos de 30 días. Cuando son más de 30 días, lo que aplica es lo que dice en el artículo 122 constitucional, que establece que el Congreso es el órgano encargado de definir a un gobernador interino.

Acorde con la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Nuevo León, el artículo 121 establece que “Cuando el Congreso del Estado otorgue a el Gobernador licencia para ausentarse del Estado por treinta días naturales o menos, o el Gobernador (…) quedará encargado del despacho de los asuntos de trámite el Secretario de despacho que designe el Gobernador”.

Si efectivamente el portazo se trata de una iniciativa propulsada por Movimiento Ciudadano o si Samuel García intenta impedir que tome protesta el elegido por el Congreso, el precandidato podría ser acusado de usurpación de funciones y enfrentarse con un proceso legal.

Esto es en caso de que el Ministerio Público estatal o federal determine la existencia de elementos suficientes como para someterlo a proceso por algún delito, así dejaría de cumplir con los requerimientos legales para ser candidato. Esto debido a que el artículo 82 de la constitución establece que los aspirantes a la presidencia deben de estar en pleno goce de sus derechos y quien está sometido a un proceso legal no cumple con este requisito.

Fuente: La Voz de Michoacán